#

LOS CREDOS

Los Credos

¡El Señor sea con usted!

La palabra "Credo" proviene de la palabra en Latín "credo" que signifíca "Y o creo." Los credos son las declaraciones que contienen un resumen de nuestras creencias fundamentales En la Iglesia Episcopal recitamos ambos credos en el culto, el de los Apóstoles y el Niceno. ¿Por qué recitar los Credos? Porque somos una comunidad de fe, declaramos abiertamente nuestras creencias y de esta manera nos unimos a los Cristianos en el pasado, presente y futuro.

El Credo de los Apóstoles data de los primeros años de la Iglesia Cristiana y fue utilizado como una declaración de fe en el Bautismo. El Credo de los Apóstoles estâ incluido en los servicios de Oració Matutina y Oración Vespertina diarias que pueden ser utilizados en la iglesia o en adoración privada. Puede encontrarlo en el Libro de Oración Común en las páginas 59 y 85 dentro de esos diferentes servicios.

El Credo Niceno fue escrito en el año 325 por obispos de los comienzos, reunidos en Nicea (actualmente Turquía). Es una declarión que resume la fe Cristiana y se recita al unísono durante los servicios de la Santa Eucaristía (la recreación de la Cena del Señor). Puede encontrarse en las páginas 248 y 280 del Libro de Oración Común.

APÓSTOLES
El Credo de los Apóstoles

Creo en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único hijo, nuestro Señor.
Fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo
y nació de la Virgen María.
Padeció bajo el poder de Poncio Pilato.
Fue crucificado, muerto y sepultado.
Descendió a los infiernos.
Al tercer día resucitó de entre los muertos.
Subió a los cielos,
y estâ sentado a la diestra de Dios Padre.
Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia Católica,
la comunión de los santos,
el perdón de lios pecados,
la resurrección de los muertos,
y la vida eterna. Amén


NICENO
El Credo Niceno

Creemos en un solo Dios,
Padre todopoderoso,
creador de cielo y tierra,
de todo lo visible e invisible.
Creemos en un solo Señor Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza que el Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros
y por nuestra salvación
bajó del cielo;
por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen,
y se hizo hombre.
Por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado.
Resucitó al tercer dia, según las escrituras,
subió al cielo
y está sentado a la derecha del Padre.
De nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.
Creemos en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo.
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria.
y que habló por los profetas.
Creemos en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Reconocemos un solo Bautismo
para el perdón de los pecados.
Esperamos la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro. Amén.

NECESITO CREER
en todo lo que dicen los credos?

La relación con Dios es una jornada personal y también es algo que compartimos con otros, en esta comunidad de fe. Los Credos claramente declaran las creencias de la Iglesia y los recitamos así como nos unimos a aquellos que nos rodean en el proceso de descubrimiento de nuestra propia relación con Dios. Así que no es tan fâcil responder a esta cuestión con "si" o "no". La importancia estâ en tomar parte con nuestros compañeros de búsqueda, en esta jornada de toda la vida.

QUE SUCEDE
si tengo dudas o preguntas?

No es inusual tener dudas y preguntas. En la Iglesia Episcopal, las preguntas son animadoras. Hay muchos grupos, clases y foros disponibles para discutir preguntas con otros buscadores. Una oportunidad es la Clase de Descubrimiento, que se lleva a cabo en diferentes momentos a través del año en todas las Iglesias Episcopales. Ademâs, el clero esta deseoso de ser contactado para ayudarcon las preguntas que surjan.

+ + +

Amado Señor, has prometido estar con nosotros en nuestro viaje y nos has dado tus Credos para nuestra propia jornada, ayúdanos, en nuestras dudas e incertidumbres, a estar mâs cerca de ti.
Amén.

La paz del Señor sea siempre con usted.